Con 20 años y estas manitas...

Mucho preguntar por cómo hubiese sido vuestra vida con 20 años y las herramientas de ahora y yo no os había contado nada de lo mío. Todavía estoy a tiempo (y tú si no lo has hecho ya...).

Mis 20 años coincidieron a caballo entre el 92 y el 93, con la Expo de Sevilla, las Olimpiadas de Barcelona, el año Xacobeo y el inicio de mi relación con la que ahora es mi mujer. Tenía atravesada la Física de primero de la licenciatura de Informática y todavía andaba con ganas de ganarme la vida (o al menos parte de ella) jugando al Baloncesto.

A pesar de haberos hecho la pregunta, pero con la pista que supone contestarla después de leer vuestras contribuciones, yo no creo que las herramientas sean capaces de cambiar tanto a las personas. Aunque me gustaría no pensarlo, lo cierto es que la vida no hubiese sido tan diferente.

Nos gusta fantasear con lo que quisimos ser y no fuimos y pensamos que es algo externo lo que nos impidió hacerlo. Pues, lo dicho, aunque me duela creo que un 95% de nuestra vida nos lo hemos ganado a pulso.

Dejo abierta una puerta porque sí es verdad que haber tenido a mano las herramientas más adecuadas en determinadas ocasiones hubiese cambiado el signo de los tiempos, pero no es menos cierto que esas mismas herramientas unas veces habrían variado el destino a favor y otras en contra, con lo que el saldo final no es tan diferente.

Volviendo a mi vida, está claro que si ya procrastinaba en esa época, con la red en su apogeo actual (aunque en el 92 ya cruzaba correos y chateaba con mi amigo Jose que ya residía en Saint Louis) hubiese desviado muchos esfuerzos a otras cosas de las que me entretenían por esa época.

Hubiera jugado en red. El Monkey Island, Doom, o los primeros TombRaider hubiesen sido diferentes. Probablemente ya hubiese blogueado y quizás tendría mi propia web.

No habría tenido que cargar con mi walkman y sus cintas por todos lados, ¿vosotros metíais las pilas en la nevera para que se "recargasen"? Las pilas estaban en nuestra vida, lo que hubiesemos agradecido unas baterías de litio como las de ahora.

Y las cartas, tantas cartas aburridas cambiadas por espontáneos correos electrónicos, sms o tuiteos. Habríamos perdido esa fascinación por las personas que te obligaban a conocerlas y descubrirlas poco a poco. Con las herramientas de ahora y nuestra vida en directo lo que nos llevaba meses descubrir en amigos y parejas lo tendríamos visto en pocas horas. Creo que prefiero lo de ahora, lo siento, soy práctico.

Seguramente hubiera sacado la manera de residir un tiempo en el extranjero, erasmus mediante o similar. La globalización me ha pillado "mayor" y mis viajes se limitan a las vacaciones, las distancias han cambiado radicalmente con las herramientas de ahora.

Sirva de ejemplo de las distancias el coste de una llamada telefónica. Os acordareis de la trascendencia de "poner una conferencia", los más jóvenes se lo habréis oído a vuestros padres. Era algo así como la aversión actual a los 902, algo que hacías siempre desde la oficina para no lastrar tu factura de telefonía, que entonces rondaba las 25.000 pelas (150 euros) de las de entonces cada dos meses, sin despeinarse y sin ADSL ni nada.

Bueno, apurar vuestros comentarios que esta semana quiero escribir un post resumen con vuestras opiniones de la vida con 20 años y las herramientas de ahora.
Related Posts with Thumbnails
top