Cada oveja con su pareja

El baloncesto, desde hace años, diría que desde el principio, clasificó a sus jugadores en base a sus capacidades físicas y técnicas para desempeñar diferentes roles en los equipos y, especialmente en los momentos clave de los partidos. Si nos quedamos en la primera capa, hay jugadores exteriores e interiores, si rascamos más aparecen términos como base, alero o pivot, incluso apurando a los jugadores que intervienen de forma simultánea en el campo, se habla de 5 posiciones diferentes identificadas por el propio número: "juega de 1", "es un buen 2", "hay que defender al 3", "es un 4 polivalente" o "es un 5 intimidador".

Los jugadores se han especializado incluso dentro de cada puesto y los entrenadores tienen 2 o 3 opciones para ir rotando a diferentes perfiles en las tareas de cada rol. Aunque de vez en cuando asistimos a la llegada de grandes estrellas con capacidad para brillar en más de un rol, no es lo habitual y uno puede llegar a ser un cotizado jugador desempeñando esa labor de especialista.

En todo lo relacionado con los departamentos de informática y áreas de tecnologías de las empresas gozamos de un grado de especialización equiparable al baloncestístico. Se parte el mundo entre Hardware y Software y dentro de cada uno los roles y puestos son infinitos con todo tipo de solapamientos.

Cuando hablamos de desarrollo de servicios en internet o, por ser más concretos, en movilidad, el cedazo se vuelve cada vez más tupido y muy pocos profesionales son capaces de pasar los exigentes condicionantes que demandamos en ciertas posiciones y labores. Cuando no encuentras en el mercado estos perfiles, te ves obligado a renunciar a determinados aspectos no esenciales del puesto a ocupar. Así poco a poco el cedazo se abre y surgen nuevos candidatos.

Si estas leyendo este blog, o cualquier otro, si compartes cosas en twitter o en tu propio blog, tu perfil es claramente diferente al de otros muchos profesionales que no lo hacen. Es seguro que muchos de estos últimos son excelentes en su trabajo, pero, cuando se trata de proyectos de innovación mi tendencia es a no fiarme de ellos. Mi cedazo no permitiría pasar estos elementos. 

Amarrándonos a un "titular" periodístico, el otro día comentaba en twitter con Raúl Hernández (@rahego) la siguiente cabecera que bien podría titular esta entrada y que como tal ha sido su germen

¿Puedo fiarme de un profesional 1.0 para ejecutar proyectos 2.0?

Por si acaso eres nuevo por aquí no está de más que leas ¿Qué es ser 2.0? en este mismo blog.
 
Related Posts with Thumbnails
top