¿A qué se parece Google Wave?

Voy a contaros una historia conmovedora a la vez que críptica e indescifrable. Este verano estuve en la playa y pude dormir con la oreja escuchando el agradable romper de las olas en la arena. No fue hasta septiembre cuando a pesar de haber vuelto a Madrid, el oleaje empezó a sonar más y más fuerte.

Esta vez no se trataba de agua, sino de olas de bits. Las que nos trae el nuevo producto de Google: "Google Wave". Como siempre, la empresa de california nos sorprende con una herramienta sin terminar, en "Beta" le llaman, y con un estricto sistema de invitaciones que permite la entrada gradual de usuarios.

Yo conseguí mi invitación el pasado viernes gracias a la generosidad de Juan Luis, pero no se activó hasta el sábado por la noche. Como todo nuevo servicio en manos de un enreda que no se está quieto (ahora nos llaman hackers) me puse a jugar un poco.

El nuevo producto me gustó, vale, soy un friki confeso, pero es verdad, lo que iba viendo me iba gustando. No fue hasta dos días después cuando, ante las incipientes críticas y desilusiones que en blogs y twitter empezó a acumular Wave, decidí describir mi propia experiencia y así lo anuncié en twitter. Alex Bergonzini me retó: "¿lo escribirás en wave?" Pues claro y, además, te invito a participar en mi "ola".

Las olas (Waves en inglés) son los contenedores donde se aloja todo lo que pasa en Google Wave, contienen chats, documentos, mensajes y todo tipo de añadidos que las hacen dificilmente equiparables al mundo real. Un ejemplo , todo el mundo sabe comparar un correo electrónico con un correo físico, esa asociación que existe en nuestra cabeza se materializa en toda clase de sobres y buzones que pueblan nuestros gestores de correo electrónico, igual que una llamada con Skype, la sentimos igual que una llamada por teléfono convencional.

Pero ¿a que se parece un "wave"? La mejor definición es a una herramienta colaborativa, pero esa ayuda además de ser incompleta no es tan directa como en el caso del correo. Usarlas supone un cambio abrupto de mentalidad: 100% colaborativo, 100% online, 100%flexible, 100% libre de restricciones. Esta reflexión en directo con Alex Bergonzini nos llevó a incluir a más gente en la ola, nos dimos una vuelta por twitter y pescamos a @Yoriento y a @BereCasillas.

Nos encontrábamos en ese momento mágico que surge cuando los pensamientos se alinean como los planetas (no como cuando se alinean los sábados por la noche, guarros, ahora no es el momento de pensar en esas cosas) y la información fluye en completa sincronía y alta velocidad. Quería que más gente pudiese vivir una experiencia "wave" como la estaba disfrutando yo.

Hablamos del futuro, del pasado, del cambio que puede suponer una herramienta de este calibre utilizada en profundidad ¡Esto es la base, el comienzo! reclamaba una y otra vez Alex Bergonzini convertido para la causa. ¡Que fuerte! exclamaba una y otra vez el desilusionado inicialmente pero ahora patidifuso Bere Casillas. Hasta Alfonso (Yoriento) se puso a invitar a uno y otro lado del charco.

Y todo esto y mucho más en el segundo Wave de mi vida. Ozú que potencial, me refiero al de Google Wave, no al mío...

5 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
top