El futuro de la televisión

Volvía esta tarde del trabajo con mi compañero Felix (nombre figurado para salvaguardar su verdadera identidad) y la conversación nos llevó a enumerar una serie de situaciones cercanas en el tiempo que nos invitan a elucubrar acerca del futuro de la televisión.

Todo surge a raíz del partido de baloncesto del Europeo que enfrentaba a España y Eslovenia y que felizmente ha terminado con victoria de nuestra selección (lo siento por el nutrido grupo de lectores eslovenos de este blog). Debido a que la hora del encuentro invadía claramente parte de mi jornada laboral, ha habido que recurrir al ingenio para poder estar informado del desarrollo del encuentro.

Al comienzo fueron los "en vivo" de diferentes medios de la web (en mi caso www.elmundo.es) y los comentarios en twitter. A medida que avanzaba el cronómetro la actualización de estas páginas no satisfacía nuestras necesidades, por lo que en mi caso pasé a la radio. Una que tiene mi "vetusto" móvil (aunque apple la presente dentro del nuevo ipod nano como si se tratase de un paso revolucionario). No fue suficiente queríamos más.

Recordando noticias pasadas, una bombilla se encendió sobre mi cabeza, ¡¡¡pero si en la sexta retransmiten el partido por la web!!! Cuesta un poco, la wifi no permite streaming, parece que la sexta y mi firefox no se llevan bien, pero lo acabamos consiguiendo: último cuarto ya iniciado, tenemos señal de video y un nutrido grupo de espectadores se arremolina intermitentemente cerca de la pantalla hasta el pitido final.

La situación vivida trae a la palestra nuevos casos en los que internet empieza a sustituir a la televisión. La semana pasada, dos noches consecutivas, las dedicamos a ver dos capítulos ya emitidos de "Los Misterios de Laura" que nos perdimos en su día pero que Televisión Española tiene colgados en su web. Sencillo: conectamos el ultraportátil a la tele (audio y vídeo), accedimos a www.rtve.es/alacarta, buscamos el capítulo y pa´lante. Sin anuncios y paradas bajo demanda.

Mi copiloto mencionó sus satisfactorias experiencias con descargas o con streaming en diferentes webs, tanto oficiales como no oficiales y compartimos experiencias con discos duros grabadores. De esta manera fuimos constatando el cada vez menor tiempo que dedicamos a la televisión y que, cuando se lo dedicamos, no esperamos a que alguien decida por nosotros. Se ve lo que se quiere, cuando se quiere y como se quiere (especialmente sin interrupciones publicitarias).

El cine hace años que sobrevive subvencionado, pero ¿qué harán las televisiones para sobrevivir? ¿cuál será su modelo de negocio a medida que nuestro comportamiento se generalice? En un par de años, la respuesta.
Related Posts with Thumbnails
top