De paseo por Italia

El viernes pasado llegamos de una escapada por Italia. Por segundo verano consecutivo, tuvimos la oportunidad de realizar un viaje 100% Internet y, por segundo año, de nuevo nada falló.

Este año curiosamente reservamos con un simple correo electrónico un par de sitios, lo que le daba más emoción. Evidentemente el grado de internetización en Italia no es el mismo de Estados Unidos, nuestro destino del año pasado, pero supongo que es mayor que el de España. Lo que no tuvimos es facilidad para conectarnos a la Red.

Los vuelos, el detonante del viaje, llegaron a través de un banner de Lufthansa en un artículo de La Vanguardia. Artículo que, por cierto, alguien enlazó desde twitter, desde donde llegué a él. Para que luego digan que el marketing en Internet no funciona.

El coche lo alquilé en Hertz, tras mucho comparar, no había grandes diferencias de precio para alquilar un familiar, así que use mi descuento por ser socio del RACE, aspecto que por cierto nadie comprobó nunca. Lo más curioso es que al llegar cambié el coche por un monovolumen, según el empleado de Hertz perteneciente a la misma categoría, pese a que en la web ese coche era un 20% más caro. En este caso Internet no estuvo tan bien, pero la situación se solventó con saldo favorable.

Nuestro primer destino fue una casa rural en Florencia: www.latinaia.it. Mi amigo @fboza me recomendó buscar alojamiento en www.homelidays.com, aunque la reserva la hicimos directamente en la web de los dueños. Muy recomendable, un enclave paradisiaco a 20 minutos de Florencia. Ideal para niños, apartamentos con cocina, piscina, corral con palomas, gallinas y patos, televisión...

Luego, en Venecia, nos alojamos en tierra firme en el Hotel Angi (www.angihotel.it), un pequeño establecimiento de diseño, un poco apartado, pero ideal para nosotros con su habitación familiar (dos habitaciones con sus dos baños y espacio para una tercera cama supletoria en una de ellas).

Finalmente, en Milán, principio y final del periplo italiano, confiamos en una cadena americana, Holiday Inn, y sus habitaciones de dos camas dobles + cuna que tan buen resultado nos dió en Estados Unidos. Es curioso como la misma idea de hotel puede ser completamente diferente según el establecimiento. Fue el que menos nos gustó, sin querer decir que estaba mal. Nuestra familia numerosa no permite ser muy exigente en los alojamientos si es verdad que el precio era muy bueno y la localización del hotel nos era conveniente.

En resumen, un viaje montado por nuestra cuenta a un precio envidiable y adaptado a nuestras necesidades. Eso sí, alguna noche sin dormir con los preparativos. Todavía no entiendo como siguen abriendo agencias de viaje físicas, ¿no basta con las que todavía no han cerrado?.
Related Posts with Thumbnails
top