Teletrabajo

Soy disperso pero constante. Trabajo siempre con muchas, quizás demasiadas, líneas abiertas, pero suelo terminarlas. Ese creo que mi poder y mi penitencia, siempre intentando llegar a todo hace que llegue justo o tarde a algunas cosas, pero a cambio me da la capacidad de gestionar bien la presión, el estrés y la concurrencia. Stay calm que dicen por ahí.

Con ese ánimo uno afronta su vida, tanto en lo personal como en lo profesional, lo que en este mundo de reclamos crecientes supone rizar el rizo a cada paso. Me divierte rizar el rizo y me vuelvo a levantar cuando el equilibrio desaparece y las circustancias me invitan a derrumbarme.

Esta forma de vida encaja con horarios flexibles y apoyo de todos los que me rodean, desde Bar, mi mujer, hasta mi familia, amigos y compañeros de trabajo. Sí, tu también, anónimo conductor al que mi última apurada de frenada y trazada subsiguiente le ha dejado entre sorprendido y cabreado. Es lo que tiene cuidar cada segundo. Me gusta la frase con la que definen a Rafa Nadal: "juega cada punto del partido como si fuese el último".

El caso es que desde finales de la semana pasada cuento con un nuevo portátil en el trabajo. Unido a mi querida Blackberry, el portátil me permite trabajar y gestionar desde casa gran parte del trabajo que implicaba alargar la jornada laboral de manera recurrente.

Es pronto para darlo por perdido, pero me cuesta errores horrores trabajar en casa. No es un problema de sitio, tengo mi despacho para aislarme del bullicioso hogar. No es un problema de los "habitantes" de esta oficina alternativa, todos respetan mis ratos ante el PC, mis conference call o lo que surja. Va a ser que el problema soy yo y mi instinto procrastinador, esas líneas paralelas en casa se multiplican

No me gusto trabajando en casa, no disfruto. Espero que sea cosa de tiempo o que reputados profesionales del teletrabajo puedan mostrarme el camino, porque yo estoy perdido. El trabajar en zapatillas que tanto aprecia Andres Pérez, no parece casar con mi fenotipo.

Pero, como decía, me levanto y sigo intentándolo. Os dejo que voy a limpiar el correo de la ofi. Así mañana empezamos con buen pie.

PD: La genial viñeta de Dilbert la encontré en un blog de Universia
Related Posts with Thumbnails
top