Voy a hablar del SGAE

Los que visitáis regularmente estas páginas o estáis suscritos a las actualizaciones, leeréis de manera recurrente mi aversión a la Sociedad General de Autores de España (SGAE) y lo que ella representa.

Se trata de una aversión influenciada por lo poco que me gustan los intermediarios que no aportan valor. En este caso, lo que es peor, no sólo no aportan valor sino que pretenden convertirse en los mediadores únicos de un mundo que transcurre en red, con múltiples caminos para llegar de un punto a otro.

Los intermediarios y sociedades de gestión son necesarios en muchos casos para aunar esfuerzos y defender derechos que de manera individual sería complicado conseguir, pero no conozco casos en los que la fama del intermediario o de la sociedad de gestión supere al propio bien que intermedian o gestionan.

Es decir, que hablemos tanto del SGAE dice muy poco de los autores y menos de la propia SGAE. Llevando el ejemplo a otro mundo como es el del Deporte, hablamos de los deportistas, ellos son los protagonistas, en ningún caso el tema de conversación es el mánager de turno (que los tienen y bien pagados) o, salvo cosas puntuales, la propia federación deportiva.

Nos encontramos pues con una sociedad de gestión más focalizada en su propia supervivencia que en la de sus miembros. ¿Podría funcionar el SGAE sin autores? La respuesta, aunque parezca imposible es afirmativa. Fuente de financiación no les va a faltar, para eso se inventaron el canon y sedujeron a los políticos para su aprobación.
Related Posts with Thumbnails
top