La crisis de las subprime

Mi amigo Juan Ignacio evangelizó entre sus compañeros de trabajo, entre los que me incluyo, con un interesante enlace a un post en el blog personal de Nacho Giral (CEO de Atrapalo).

Este texto, recogido por Nacho a partir de otras fuentes explica de manera muy llana y cronológica la evolución de la crisis de las subprime. El artículo es muy didáctico y sirve de introducción y puesta en contexto, aunque a mi parecer se toma ciertas licencias "periodísticas" simplificando hechos y asignando el 100% de determinados sucesos a sólo un "inculpado".

Otros que también están en la picota en el artículo son las "punto com", el diablo parece la Madre Teresa de Calcuta a su lado, como origen de la crisis subprime y la burbuja inmobiliaria, o los propios Bancos.

Desde mi conocimiento de la Banca, un punto por encima de la media, no comparto determinadas afirmaciones que si bien pueden ser ciertas en determinadas entidades financieras, no lo son en otras. Los bancos tienen unidades de Riesgos que intentan predecir el comportamiento de todos los productos y clientes que pasan por sus manos, de manera que en determinados niveles uno es bastante consciente del alcance o efectos secundarios que puede tener una decisión.

Pero está bien visto meterse con los Bancos, olvidando la confianza que depositan en nosotros al prestarnos verdaderas fortunas para nuestra casa, el coche o cualquier otro capricho. Gana con ello, igual que todas las empresas que explotan su negocio y quieren maximizar el beneficio.

Como prueba de la mala prensa de la Banca os transcribo el chiste que me llegó ayer vía Javier Cabra:

Una tarde un famoso banquero iba en su limosina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo césped. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.
Le preguntó a uno de ellos:
  • ¿Por qué están comiéndose el césped?
  • No tenemos dinero para comida. - dijo el pobre hombre - Por eso tenemos que comer césped.
  • Bueno, entonces vengan a mi casa que yo los alimentaré - dijo el banquero.
  • Gracias, pero tengo esposa y dos hijos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.
  • Que vengan también, - dijo nuevamente el banquero.
Volviéndose al otro pobre hombre le dijo:
  • Ud. también puede venir.
El hombre, con una voz lastimosa dijo:
  • Pero, Sr., yo también tengo esposa y seis hijos conmigo!
  • Pues que vengan también. - respondió el banquero.
Entraron todos en el enorme y lujoso coche. Una vez en camino, uno de los hombres miró al banquero y le dijo:
  • Sr., es usted muy bueno. Muchas gracias por llevarnos a todos!!!
El banquero le contestó:
  • ¡Hombre, no tenga vergüenza, soy muy feliz de hacerlo! Les va a encantar mi casa.... ¡El césped está como de veinte centímetros de alto!
Moraleja:
Cuando creas que un banquero te está ayudando, piénsalo dos veces :-)

1 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
top