Ese gran desconocido

El fenómeno blog y la denominada web 2.0 continúan con su crecimiento y maduración paulatina, cada vez más internautas leen, participan o crean contenido a través de las diferentes opciones que existen en la red.

Tras una interesantísima charla de Betsana Peña y María Feijoo en el evento de la ecomunicación realizado por Inforpress, pude observar como la brecha que separa los ciudadanos conectados y los no conectados se agranda sin remedio. Y no creo que se deba al inmovilismo de los no conectados, se mueven y aprenden rápido, pero la burbuja colaborativa y participativa en la que están viviendo los ciudadanos conectados al mundo 2.0 hace que el "crecimiento" tecnológico de este otro segmento sea verdaderamente meteórico.

La capacidad comunicativa y la didáctica que empleó Betsana me encantó, y fue muy bien acogida por los asistentes. Pero también se observó como, tanto desde el punto de vista personal como profesional, los asistentes tipo "no conectado", todavía están lejos de realizar un verdadero cambio de paradigma y empezar a mirar, en este caso a la blogosfera, como una oportunidad y no como una amenaza.

Internet despierta recelos entre los no internautas y ¡oh, sorpresa! también sobre un sector de los internautas. No creo equivocarme cuando digo que todas las personas que acudieron al evento del otro día eran internautas, pero tampoco lo hago al señalar que probablemente un grupo considerable asocia Internet a riesgo, peligro, miedo...

Para estos últimos, el valor de un blog es algo indescriptible y por miedo a lo desconocido automáticamente pasa a ser, permitirme que exagere, algo inaccesible, prohibido, rayando lo ilegal . ¿Qué conseguimos con esto? Que el segmento "blogger" esté aislado y se fomente la endogamia entre bloggers. Todos nos leemos, nos comentamos entre nosotros, nos apoyamos ante ataques de "palabra" (por ejemplo SGAE) u "obra" (recientes ataques Ddos) y también aprendemos un montón.

Y en este aprendizaje surge facebook o twitter o cualquier otra novedad y consigues coger a pie cambiado a ese grupo de internautas temerosos que está intentando pasar esa internet que tu ya superaste antes de 1999. La distancia se agranda y la endogamia bloguera también.

Reflexión curiosa: los blogs se promocionan como antiguamente lo hacía Avon o Tuppeware y ahora creo que lo siguen haciendo los de la Thermomix. Montas una reunión y le vendes el producto a tus amigos en plan piramidal. Con los blogs, convences a tus amigos para que te lean y siempre hay alguno al que le da su vena escritora y se anima con su blog.
Related Posts with Thumbnails
top